Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • GLACKMA, una llama viva…

    Un año más y un encuentro más de esta joven Asociación. Todavía en ese estado en el que retomas de nuevo las jornadas diarias de trabajo, pero tu mente es más remolona y sigue saboreando las buenas sensaciones que se han generado durante estos días en Rascafría.

    Sonrisas continuas, risas libres, abrazos sinceros, bromas cariñosas, miradas cómplices, caricias que transmiten… Un sinfín de gestos que de manera natural brotan en un grupo que tiene algo en común, el respeto por la naturaleza, el saber disfrutar de las pequeñas cosas, el buscar la felicidad en el día a día. Una sensibilidad especial que está en cada uno de los que formamos parte de GLACKMA. Un ambiente creado que nos demuestra que somos más que una Asociación.

    Personalidades diferentes, formaciones y dedicaciones variadas, un rango de edades que dibuja un amplio abanico. Y sin embargo el resultado parece ser un paisaje multicolor, arropando una llama viva centelleante que se mantiene e ilumina el entorno con una luz polícroma. Inolvidable ese fulgor…

    Confío en que los protagonistas de este III Encuentro se animen a contaros más detalles de este magnífico evento y los que nunca habéis venido a ninguno, os animéis a formar parte del siguiente. Se está generando un grupo abierto que desde el minuto cero acoge e integra a los nuevos participantes en ese paisaje cromático que os describí en el párrafo anterior.

    • Grupo GLACKMA Rascafría 2016

    Etiquetas:

  • Mágica conexión con el alumnado de La Salle en Santa Cruz de Tenerife

    A las puertas del colegio La Salle

    Todavía estoy llena de la gran cantidad de sensaciones que me invadieron al terminar las dos charlas que acabamos de impartir Adolfo y yo en el Colegio La Salle San Ildefonso en Santa Cruz de Tenerife. Más de un centenar de alumnos en cada una de ellas. La primera con los alumnos de 1º de Secundaria y a continuación los de 2º.

    Siempre, antes de una conferencia de tipo divulgativo, sea el público que sea, tengo una especie de… nerviosismo no es correcto decir, sería más adecuado hablar de incertidumbre sobre el resultado. El resultado en cuanto a cómo “llegar” al público, cómo transmitir, cómo compartir mi ilusión sobre este mundo tan apasionante de los glaciares, cómo hacer sentir la pasión que yo tengo por esta “aventura polar científica”. Es una especie de tensión interna que me acompaña hasta que termina el evento. A veces, no sé la razón en concreto, no lo conseguimos… ¿Por qué? No lo sé. Nosotros, el público, el lugar… No sé cuál es la razón o razones que lo impiden. Me queda un mal sabor de boca. Un sensación de haber fracasado… Otras -y todo hay que decirlo, la mayor parte de ellas- es todo lo contrario. Se consigue establecer una especie de conexión que resulta casi mágica. Esto es lo que ha ocurrido por duplicado esta tarde en el salón de actos del Colegio La Salle de Santa Cruz de Tenerife.

    Dos charlas, cada una con su encanto. Una especie de hechizo envolvió el ambiente en cada una de ellas. Diferentes e inolvidables ambas. Al finalizar la primera no podemos disfrutar con el resultado ni ser conscientes de ello, justo a continuación comienza la segunda y de nuevo toda esa tensión por conectar, transmitir, ofrecer y compartir, se apoderan de mí. Los minutos transcurren y casi sin darme cuenta se acaba el tiempo… si tenemos más seguro que continuamos entusiasmados unos y otros, proseguirían las preguntas y las respuestas, las ganas de saber, la curiosidad… Aplausos sinceros, espontáneos… Es imposible poder describir el cúmulo de percepciones y emociones que se apoderaron de mí.

    Ya sabéis todos los que habéis sido protagonistas de esta historia que tenéis las puertas abiertas para uniros a GLACKMA. Además y cómo os dijimos al finalizar, os esperamos… Necesitamos en la Asociación esa energía fresca y joven que tenéis vosotros.

    Todo esto ha sido posible gracias a varias personas: Marián, Coordinadora de Secundaria y que disfruta ofreciendo esta oportunidad a sus “chicas y chicos”; Maite, Presidenta del AMPA (Asociación de Madres, Padres y Tutores, Colegio La Salle San Ildefonso, Santa Cruz de Tenerife), manteniendo año tras año la afiliación a GLACKMA de dicha entidad; y Miryam, Vicepresidenta de GLACKMA, contagiando en todo su entorno, la ilusión de esta Asociación.

    El próximo lunes tendremos de nuevo el privilegio de compartir en este colegio la gran “aventura polar científica”. Un público algo más joven, alumnos de 6º y 5º, pero seguro que con las mismas ganas de aprender que sus compañeros mayores. Manolo es en este caso, el Coordinador de Primaria, que hace posible este encuentro.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • GLACKMA en el Máster de Ambientales de Salamanca

    El Máster Universitario en Ciencias Ambientales comenzó a impartirse en la Universidad de Salamanca en el curso pasado 2014-2015, una vez que superó el año anterior el proceso de verificación.

    Cuando se organizaba dicho Máster me pidieron crear una asignatura para impartir en el mismo, versando sobre el tema de GLACKMA… ¿Os imagináis qué ilusión más grande? Comencé a estructurar el temario, contando con el apoyo de Adolfo, que tiene una gran experiencia en este tipo de docencia. Yo, como sabéis, lo que imparto en la Universidad son matemáticas. Finalmente la asignatura quedó como obligatoria y con un margen amplio en el temario para adaptarlo a la formación tan variada y multidisciplinar del tipo de alumnado que llega cada año.

    Este artículo se lo dedico a los alumnos que he tenido este curso: Alberto, Belén, Iñaki, Lucía, Marta, Mertxe, Olga, Sonia y Yolanda. Me habéis hecho disfrutar con vosotros en clase, transmitiéndoos algunos conceptos y fenómenos básicos de estos temas. El tiempo de duración de la asignatura no da más de sí, pero al menos sabéis de la existencia de todo ello y si queréis alguna vez profundizar en este mundo tan fascinante ya sabéis donde podéis encontrarnos.

    Salimos todo un día a realizar prácticas de campo. Como les decía a ellos, lo ideal sería poder impartir el curso completo en el campo y en concreto en alguno de los lugares donde tenemos estaciones de GLACKMA, por ejemplo… Islandia!!!! Pero de momento económicamente no es factible la idea. No obstante la ilusión de llevarlo a cabo en el futuro la sigo teniendo a mi lado.

    Nos acompañó Adolfo ese día de campo, pues tiene también una gran ilusión por compartir sus conocimientos y le fascina todo lo relacionado con la enseñanza de la investigación que realizamos. Quienes le conocéis ya sabéis que transmite muy bien lo que cuenta, pues lo vive y lo siente. Es un ejemplo de científico y podemos añadir “de sabio”, que creo que es muy positivo que lo conozcan los alumnos, más cuando tienen ese interés por temas medioambientales. Transmite una buena motivación.

    Sinceramente os digo que en los últimos años, al menos en la Universidad, la desgana general de los alumnos por aprender, por conocer, por saber, ha ido en aumento. Me imagino que todos tenemos culpa, habrá crecido la desmotivación en el profesorado por transmitir y el sistema en general de enseñanza que no parece muy efectivo. Por eso, creedme cuando os digo que he disfrutado impartiendo esta asignatura con vosotros, me habéis renovado las buenas y magníficas sensaciones de la enseñanza. Habéis estado receptivos, habéis aprendido, habéis mostrado interés… habéis estado “vivos” en clase. Aunque sería lo normal siempre, no es lo habitual encontrarse con un grupo así.

    Muchas gracias Yolanda, Sonia, Olga, Mertxe, Marta, Lucía, Iñaki, Belén y Alberto!!!! He sido muy afortunada teniéndoos como alumnas y alumnos. Mucha suerte en vuestra trayectoria!!!

    • Máster Ambientales USAL- Curso 2015-2016

    Etiquetas:

  • El estellés más universal, Adolfo Eraso

    Adolfo en Urbasa

    Entrada espectacular a Estella por el magnífico hayedo de la Sierra de Urbasa. Los que conocéis esta sierra, sabéis que es una meseta de unos 1000 metros de altitud de media, que desciende abruptamente al norte hacia el corredor del Araquil y al sur, hacia las Amescoas. Los que no habéis estado allí nunca, ya sabéis de un bonito lugar para ir a explorar. Es hermoso y diferente en cada una de las estaciones… Esta sierra está muy karstificada y además de la belleza y tranquilidad que emanan de ella, qué mejor puerta de entrada para que Adolfo llegue a su ciudad natal en un día tan especial. La niebla también le quiso dar la bienvenida y fantasmagóricamente comienza a envolver el hayedo al ir ascendiendo… pero como os decía antes, este lugar es hermoso en cualquier época del año.

    De esta manera tan particular, Estella -ubicada en un gran meandro del río Ega y con un importante patrimonio monumental-, recibía a Adolfo Eraso el pasado viernes 29 de mayo de 2015, para rendirle un emotivo homenaje. Había sido ya nombrado Estellés del Año en 1994, pero con una trayectoria que no se detiene y sigue creando y avanzando en la ciencia, en la exploración, en la cultura y en la divulgación, recibe un nuevo homenaje en su ciudad natal.

    En la Casa de la Cultura Fray Diego de Estella-Lizarra tiene lugar el acto, donde Merche Oses, Presidenta del Centro de Estudios Tierra de Estella, hizo una presentación del bagaje académico de Fito -como le llaman cariñosamente allí- y María Napal, Presidenta del Grupo Espeleológico de Estella leyó una semblanza que recogió su recorrido vital. Dejaron bien claro que Adolfo es el “estellés más universal”. Es Patxi Areta, amigo y compañero de Adolfo de numerosas exploraciones, quien entrega la placa al homenajeado.

    Adolfo aludió al diapiro de Estella como su primer encuentro con la geología desde niño y realizó un resumen de su trayectoria desde su colección de minerales de la infancia y sus primeras exploraciones en las simas de Urbasa, hasta la actual investigación llevada a cabo en GLACKMA. Con su habitual humildad, Adolfo hizo saber a todos que esa trayectoria en su vida, no tiene mérito, porque siempre ha sabido lo que quería. “Ha sido muchas veces difícil seguirla, pero siempre sabía que tenía que elegir”. El pasado 14 de octubre cuando la Universidad Pública de Navarra lo invistió como Doctor Honoris Causa, Fito rompía con el dicho que asegura que “Nadie es profeta en su tierra”. De nuevo, ahora en Estella, contrarió esa afirmación.

    Termino el artículo con el último párrafo de la semblanza leída por María, pues refleja muy bien lo que significa Fito para Estella: “Todos los aquí reunidos queremos que sepas que además de admirar tu capacidad científica y todo tu trabajo, nos sentimos agradecidos de haber compartido contigo tu tiempo, y muy en particular Adolfo, queremos decirte que nos sentimos orgullosos de ser amigos tuyos y que te queremos”.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • ¿Cómo llenarse de energía?

    ¡¡¡Ya no queda nada!!! Unas semanitas… y nos vemos en el II Encuentro de GLACKMA. Esta vez en La Mancha. Será toda una aventura explorar sus fantásticos humedales. ¡¡Sí, sí!! Primeros días de mayo. Todavía queda alguna plaza libre, así que si eres rápido, aún puedes unirte a nosotros: La Mancha 2015

    Tras el éxito del I Encuentro celebrado el año pasado en Cantabria, repetimos experiencia. Cuando nos despedíamos al finalizar aquellas fantásticas jornadas, éramos todos conscientes de que teníamos que dar continuidad a este tipo de actividades y así se empezó a gestar este próximo Encuentro. Entonces parecía que se encontraba en el infinito, a años luz… y de repente se presenta ante nosotros como algo ya inminente, al alcance de la mano.

    Bienvenidos todos los que os habéis inscrito, los que repetís experiencia de Cantabria y los que probáis por primera vez. Recordando con agrado la buena energía de la que todos nos llenamos en aquellos días, sabemos que de nuevo el tiempo que vamos a compartir juntos será inolvidable para todos. Niños, jóvenes, adultos… un gran rango de edades en los participantes y todos con ganas de que llegue esta nueva posibilidad de volver a juntarnos y disfrutar en la naturaleza.

    Como anfitrión esta vez, tenemos a Emilio. ¡Un gran fichaje en GLACKMA! ¿Habéis visto el fantástico programa que ha preparado? Y además… ¡sorpresas!!! Gracias Emilio por todas tus gestiones y organización y agradecimiento también a la empresa Caminos del Guadiana por el apoyo que nos brindáis en varias de las actividades que desarrollaremos esos días en el magnífico entorno en el que os movéis.

    ¡¡¡¡¡Nos vemos!!!!!

    • II Encuentro GLACKMA-La Mancha 2015

    Etiquetas:

  • Un astillero en toda regla

    En el último artículo que os hablaba del velero, corté la narración porque se hacia ya demasiado largo. Terminé transmitiéndoos mi sensación de falta de energía que percibía para continuar con las labores de rehabilitación del Tornado 31, una vez que llegó el final del verano y fui consciente de que todavía me quedaba trabajo para fines de semana de, al menos, otro año más. Y lo peor, el invierno se acercaba y el trabajo a la intemperie me iba a quedar muy limitado… Lo dejaba tapado con unos toldos, pero tan pronto empezaron las primeras lluvias un poco serias, me di cuenta de que no iba a ser suficiente.

    Mi sensación era similar a la que sientes en una carrera de fondo cuando te faltan fuerzas para continuar. Te has esforzado al máximo, pero tienes esa percepción de haberte desfondado antes de la llegada…

    A mediados ya de octubre, subía uno de los fines de semana para continuar trabajando en mi “astillero” particular. Era la primera vez desde que me zambullí en esta aventura, que iba sin llevar en mente planificadas las tareas que intentaría sacar adelante esos dos días. Siempre preparaba una lista “interminable”, de la cuál iba afrontando uno u otro trabajo en función de la meteorología y de los problemas e imprevistos que me iban surgiendo.

    Me encontraba extraña… por primera vez no fui capaz de proponerme nada de esa lista inacabable de tareas. “Huy, huy, huy… realmente la energía se me disipó”, pensaba para mis adentros. “No es normal… Y, ¿si no recupero esa fuerza para terminar la rehabilitación?”. Estas reflexiones pululaban por mi mente, cuando de repente me encuentro en la costa, junto al velero apuntalado en tierra… ¡¡¡Y no podía creer lo que veía!!!

    ¡¡¡Tremenda sorpresa!!! , ¡¡¡subidón de energía, de ganas de trabajar!!! De repente, se amontonaron en mi mente cien mil tareas para tratar de hacer ese fin de semana. ¿¿¿Qué había pasado???

    Aquí os tengo que hablar de Jero, un nuevo amigo, amante de la navegación, a quien había conocido tan sólo unos meses antes, cuando andaba tratando de encontrar a alguien que me pudiera ayudar con todo lo que es el tema de la maniobra y acastillaje del velero. Este experto navegante en solitario vio que el verano se me acababa y que me iba a meter en el invierno con el barco “abierto”, y me propuso preparar una especie de techado protegiéndolo un poco de las lluvias. Trabaja en creación e instalación de invernaderos y yo sabía que me lo proponía de verdad, pero sinceramente sentía apuro que se tuviera que meter en ese “fregado” y no me pareció correcto aceptarle la propuesta.

    Con este inciso, supongo que ya os habéis imaginado la sorpresa con la que me encontré ese fin de semana: los pilares alrededor del velero para la instalación del cierre; invernadero; astillero en toda regla; o como a mí me gusta llamar a esa magnífica estructura ingenieril: “casita”, porque realmente es posible trabajar dentro con unas condiciones muy favorables cuando fuera las inclemencias del tiempo me recuerdan constantemente que estamos en invierno.

    ¿Y sabéis una cosa más? Está hecho aprovechando y reciclando materiales. ¿No es increíble? Una vez todas las piezas preparadas y transportadas hasta el velero para la instalación de la estructura, contamos con la ayuda de Adolfo y de Charrán. Éste último, otro navegante del Cantábrico, gracias a quien conocí a Jero.

    Ya veis que he tenido una tremenda suerte. En este mundo acelerado del siglo XXI en el que todos parecen estar compitiendo contra todos, es reconfortante encontrarse de vez en cuando con personas que desinteresadamente te brindan su ayuda. Me recuerda al ambiente de equipo que se crea en las expediciones polares, donde todos necesitamos de todos. ¡Realmente soy una afortunada!

     

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Magnifico calendario de GLACKMA. ¡¡Colabora!!

    Os escribo este artículo buscando que os detengáis tan sólo un par de minutos de vuestros quehaceres diarios, y colaboréis con GLACKMA comprando alguno de estos magníficos calendarios que os hemos preparado.

    Seguimos con el formato especial y la calidad del material que comenzamos en la primera edición del año pasado, de manera que podéis continuar coleccionando las láminas fotográficas al finalizar el año. En esta ocasión lo hemos dedicado a la vida de las regiones polares y frías. Ya veréis qué hermosas imágenes os ofrecemos.

    Lo poquito que podemos obtener de estas ventas -después de cubrir los gastos de la edición de los mismos y su envío postal- ya sabéis que va destinado a aportar un pequeño granito de arena para la continuidad del proyecto GLACKMA. Os agradecemos de todo corazón vuestra colaboración en este sentido.

    Entrad en este enlace directamente a nuestra tienda online: Pincha aquí.

    • Calendario GLACKMA 2015

    Etiquetas:

  • Y, ¿el velero?... Una historia interminable

    Hace tiempo que no os cuento nada del velero. La última vez fue a principios de este año, cuando os narraba un poco los Trabajos de astillero. Y antes de eso, para los que no conozcáis la historia, tenéis el inicio en Un velero, una ilusión.

    Tras sacarlo de su “encierro” y subirlo a orillas del Cantábrico a principios de octubre del año pasado, mi primera idea era ponerlo a son de mar para la primavera. ¡Sí, la primavera que ya pasó! Al ir descubriendo poco a poco que el trabajo era mucho más del que inicialmente había pensado, alargué el plazo -porque no llegaba, ¡claro está!- para principios del verano. Tampoco concluí entonces. Prácticamente todos los fines de semana había estado con mis labores de armadora y no había sido suficiente… “Bueno, ahora con el verano por delante tendré tiempo de sobra”, pensaba de nuevo ingenuamente.

    ¿¿Podéis creerme?? ¡¡El velero sigue en tierra!! Sí, al lado del mar, pero en tierra. No he dejado de trabajar en él mis días libres. ¿Cuántas jornadas le habré echado?, ¿cuántas horas cada jornada?

    Durante todo este tiempo he tenido el apoyo y la guía de Jesús, Joaquín y Víctor. Está claro que si no tengo a personas que me vayan orientando sobre todos los quehaceres que han sido y son necesario realizar, no hubiera sido capaz de sacarlos adelante por desconocimiento absoluto del tema. Cada problema nuevo que iba surgiendo, cada duda, cada nueva labor… ahí estaban ellos. Y también, ¡cómo no!, el apoyo y ánimo que hacen falta en una tarea de tan a largo plazo.

    Inicialmente yo creía que sólo tendría que pintarlo. Sí, sólo pintarlo y al agua… En seguida aprendí que antes de ello tendría que lijarlo por completo. Lo de lijar se dice fácil, pero si nunca se ha hecho, no puede ser uno consciente de lo que significa lijar todo el casco, la obra viva, la obra muerta, la cubierta… cada rincón. En el exterior tengo que añadir el problema de ósmosis de la obra viva y la entrada de agua en la unión de casco con cubierta.

    El interior terminé desmontándolo también por completo, pues poco a poco fui comprobando que las faenas a realizar eran muchas: instalación eléctrica nueva; sistema de fontanería renovado; cambio del depósito de combustible pues estaba picado el antiguo; fuera el motor para su puesta a punto; todos los muebles de madera desarmados y lijados por completo para quitarles el barniz, protegerlos después con varias manos de aceite y cera; etc.

    Por si era poco todo lo que estaba haciendo, pensé que podía mejorar el interior, pues la fibra estaba ya muy estropeada, y empecé a “embellecerlo” recubriéndolo con vinilo… ¡¡Ingenua de mí!! De nuevo, fui descubriendo que en el velero no hay ninguna escuadra, ni simetría. Cada piececita que tengo que pegar, me lleva un montón de tiempo hasta sacarla con sus ángulos y medidas correspondientes.

    Llegó también la etapa de aprender a trabajar la fibra de vidrio, para cerrar la multitud de agujeros agrandados de tornillos que tenía, los huecos de la instrumentación antigua, las imperfecciones en el casco y cubierta, etc.

    Horas y horas y horas de trabajo. Termina el verano y por tercera vez me equivoco en el plazo “imaginativo” para echarlo al agua. Tras las vacaciones, regreso a Salamanca para continuar con mis labores universitarias y entre unas cosas y otras se esfumó el mes de septiembre sin poder subir ni un solo fin de semana a retomar las labores en mi “astillero”.

    ¡¡Entonces no sé qué pasó!! Se cumplía un año, -¡un año entero ya!- desde que había llevado “mi ilusión” al Cantábrico y todavía seguía en tierra. De repente me pareció que botar el velero iba a ser misión imposible. Mi energía para seguir actuando de armadora se esfumaba a la velocidad de la luz. Percibía que me había infiltrado en una historia interminable…

    Os seguiré desvelando el desarrollo de esta crónica, pero evitando alargarlo demasiado lo dejamos para otro artículo en el blog. Mientras, os dejo algunas fotos de los diferentes procesos en la rehabilitación del Tornado 31. Seguramente así, me entenderéis un poquito mejor.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Adolfo Eraso, Doctor Honoris Causa

    El pasado 14 de octubre, Adolfo Eraso fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad Pública de Navarra (UPNA). El acto de investidura tendrá lugar el próximo 11 de diciembre. Convirtiéndose así en el undécimo Doctor Honoris Causa nombrado por dicha Universidad.

    Cuando apareció la noticia en la prensa, lo calificaban de experto espeleólogo y montañero, y de referencia mundial en el estudio de los glaciares. Los medios que se hacían eco de la noticia, trataban de resumir en unos pocos párrafos su dilatada trayectoria científica y de investigación. Enumeraban desde sus estudios e investigaciones en muy diversas áreas, hasta los numerosos premios recibidos, pasando por las distinciones otorgadas como académico en dos prestigiosas Academias.

    Pero yo no os voy a hablar de esa parte académica, científica y de investigación. Quiero resaltar lo que a mí me llama más la atención, que quizás sea la base de todo lo demás. Son muchas expediciones polares que hemos compartido juntos y muchas horas de espera en la complicada logística ártica y antártica. Si a este tiempo añadís lo que disfruta Adolfo con su arte de oratoria, os podéis imaginar la cantidad de anécdotas que me ha ido contando en todos estos años. De hecho, pienso que tendría que haber ido grabando todas estas charlas, para algún día escribir un libro… Pero, de momento no, de momento he disfrutado escuchando las historias y aprendiendo de su sabiduría.

    Yo resaltaría tres facetas. Una es su impulso natural por conocer, por saber. Su curiosidad innata por todo lo que le rodea, en especial por los procesos que tienen lugar en la naturaleza. Pienso que esta es una cualidad que lo marca como científico, como investigador y además en áreas muy variadas.

    La segunda faceta que lo caracteriza es su dedicación por enseñar lo que sabe. Transmite y regala su sabiduría, su conocimiento, sus descubrimientos… Ha puesto en marcha numerosos grupos de trabajos, no sólo en España, sino en el mundo entero. Y siempre de manera desinteresada, su único motor para ello es ese disfrute y satisfacción de actuar cómo un verdadero maestro.

    Y el tercer matiz que brota de su persona, es su humildad. Nunca presume de sus éxitos y logros y está siempre dispuesto a reconocer sus posibles fracasos.

    ¡Claro que hay un montón de cualidades más! Pero tratando de esquematizar y sintetizar los pilares de este nuevo Doctor Honoris Causa, me quedo con esos tres que os acabo de enumerar.

    ¡¡Muchas gracias Adolfo y enhorabuena!!”, te deseamos desde GLACKMA un feliz e inolvidable día de investidura. Nos alegramos que contigo no se cumpla el refrán que afirma que “Nadie es profeta en su tierra”.

    • Adolfo Eraso, Doctor Honoris Causa

    Etiquetas:

  • GLACKMA con el Geoparque de Sobrarbe en los Pirineos

    Han sido unos días muy intensos y hermosos. Fuimos invitados a participar en el VIII Seminario del Geoparque de Sobrarbe, que se centró en “Los Cambios Climáticos en el Pirineo”.

    Durante tres días densos compuestos por salidas guiadas y diversas conferencias, se respondieron a preguntas cómo éstas: ¿Cómo se pueden saber cuáles eran los climas del pasado?, ¿qué evidencias hay en el Geoparque?, ¿qué impacto han tenido los cambios climáticos sobre el relieve y los ecosistemas?, ¿qué está ocurriendo ahora?

    Las salidas guiadas se realizaron por dos magníficos valles, el de Ordesa y el de La Larri. El tiempo que tuvimos fue excepcional y el magnífico paisaje otoñal nos dejó a todos un grato recuerdo. Os dejo unas cuantas fotografías que hablan por sí mismas de la belleza de los Pirineos.

    Nos quedamos muy gratamente impresionados por la labor de divulgación tan buena y de tanta calidad que están llevando a cabo desde el Geoparque. Una gran calidad humana detrás de los que mueven los hilos de todo ello: ¡Gracias Sonia, gracias Mapi, gracias Ánchel! Hemos sido muy afortunados de haberos conocido y de haber podido participar en el interesantísimo seminario que habéis organizado.

    Y qué decir de la tremenda gratificación que nos llevamos al comprobar cuánta gente y de tantas diversas formaciones se interesan en estos temas. Ese amor y respeto por la naturaleza, unidos al interés de conocimiento, son realmente significativos en todos vosotros, los que habéis participado en este evento.

    ¡Hasta la próxima!

    Ver galería

    Etiquetas: